El teléfono móvil y la conducción
27 octubre, 2017
QUÉ VEHÍCULOS PUEDO CONDUCIR CON EL PERMISO «B».
10 noviembre, 2017

Los frenos

Los frenos son un sistema de seguridad activa del vehículo. Gracias a ellos podemos evitar un accidente si actuamos a tiempo.

Aunque en realidad no es un sistema al que los usuarios den mucha importancia a la hora de ir a comprar un vehículo, sin embargo, en la industria de la Automoción, uno de los grandes «handicaps» es el desarrollo de la capacidad de detención.

¿Cómo funcionan los frenos?

Al pisar el pedal del freno, se activa una bomba hidráulica que conduce el líquido de frenos hacia las pinzas de freno.

La presión del líquido hace que los pistones empujen las pastillas. Y éstas a su vez friccionan contra el disco de freno, transformando la energía cinética en calor disipado, y así el conjunto decelera progresivamente.

Por lo tanto podemos decir que: La finalidad de los frenos consiste en transformar la energía del movimiento en energía térmica, con la finalidad de obtener la deceleración o de asegurar la inmovilización del vehículo (bloqueralo), cuando esté estacionado.

En el sistema de frenado encontramos tres componentes fundamentales:

  • Dispositivo de control (pedal).
  • Transmisión hidráulica.
  • Dispositivo de frenado.

Tipos de frenos:

  • Frenos de tambor;

Un tambor cilíndrico que gira al unísono con la rueda, contiene en su interior unas zapatas que, gracias a su expansión, consiguen la eficacia de frenada.

Es decir, al frenar, la fuerza centrífuga obliga a las zapatas a pegarse contra la pared del cilindro generando una fuerza adicional.

Desventajas:

  1. Se calientan con más facilidad.
  2.        Poca capacidad de disipación de agua o humedad.
  • Frenos de disco;

Las altas velocidades que alcanzan los vehículos y la construcción de Autopistas y Autovías, obligó a la industria de la automoción a desarrollar un sistema que pudiera disipar el calor con facilidad y que fuese capaz de expulsar el agua o la humedad. Los frenos de disco surgen a raiz de las desventajas observadas en los frenos de tambor.

Los frenos de disco consiguen una buena refrigeración en la frenada y frente al agua o la humedad, es el propio giro de la rueda el que las evacua. Por lo que, la eficacia de frenado se mantiene completamente.

#Tipos de freno de disco:

1. Discos de freno macizo: Consiste en un disco de freno de metal (hierro fundido), que debido a su bajo coste de producción se coloca en el eje delantero. Su desventaja es que posee poca capacidad de refrigeración.

2.Disco de freno ventilado: Consiste en dos discos con franjas de ventilación entre ellos. Su capacidad de refrigeración es un 30% superior a los descritos anteriormente. Su desventaja es que pesa demasiado.

3.Disco de freno avanzado; Son parecidos a los anteriores pero, presentan perforaciones o estrías que mejoran la conducción del aire. Normalmente se montan en deportivos de altas prestaciones y sobre el eje delantero.

¿Qué son las mordazas o pinzas de freno?

Elementos que a través de un pistón, empujan a las pastillas de freno contra el disco, cada vez que se acciona el pedal del freno.

Tipos de mordazas;
  • Mordazas flotantes; Hacen que la fuerza de frenado sea constante en todo momento ya que, el ajuste de ambas pastillas con el disco es continuo y en ningún momento se produce desajuste a su uso.
  • Mordazas de pistones opuestos: Los pistones se posicionan a ambas caras del disco de freno, presionandolo de manera simultánea. Debido al aumento de peso por la incorporación de dos mordazas, se suelen fabricar de materiales ligeros, por ejemplo: Aluminio. Su desventaja es que están obligadas a montarse con montura flotante que evita la deformación de las mismas a causa del calor de la frenada.

Después de hablar sobre el funcionamiento y los elementos que intervienen en el proceso de frenado, hay que resaltar que dicho proceso no se limita al correcto funcionamiento del sistema hidráulico. Es decir,  un coche frena correctamente si tanto ese sistema de frenos como las suspensiones y los neumáticos funcionan bien.

Es de vital importancia que la suspensión no presente holguras y que las ruedas estén correctamente equilibradas. Por ejemplo, un vehículo puede disponer de un sistema de frenos potente, pero si los neumáticos no pueden responder a las exigencias de los frenos, el vehículo no podrá garantizar una buena frenada.

Problemas comunes en los frenos;

  • Pedal esponjoso:  Podría deberse a la presencia de aire en el sistema hidráulico, o a que el líquido de frenos sea deficiente o esté mezclado con agua. También podría deberse a problemas con los latiguillos o a que la pinza de freno esté gripada.
  • Pedal duro: Puede ser debido a que las pastillas de freno estén sucias o manchadas de grasa o del propio líquido de frenos. También puede ser indicativo de que los discos de freno estén dañados, en cuyo caso deberíamos sustituirlos. Y no debemos descartar que tal vez, el servofreno haya fallado y por eso nos cuesta más pisar el pedal.
  • Mucho recorrido del pedal: En este caso, el fallo se debe a las pastillas o al líquido de frenos. Puede ser que las pastillas estén desgastadas, en cuyo caso deberíamos sustituirlas. Si el problema está relacionado con el líquido de frenos y el sistema hidráulico, lo que debemos hacer es limpiar el circuito y rellenarlo de líquido de frenos.
  • Poco recorrido del pedal: Las piezas que provocan la extensión o la retracción de las partes móviles pueden estar defectuosas, por ejemplo, el pistón del cilindro principal no es capaz de volver a su lugar correctamente. Da la sensación de que el pedal no vuelve fácilmente a su posición. En ese caso lo más sencillo es llevar el coche al taller y que nos lo revisen (aunque en realidad, siempre que hablamos de frenos es recomendable llevar el vehículo al taller)
  • El pedal del freno vibra: En primer lugar debemos mencionar que cuando el ABS entra en funcionamiento el pedal del freno vibra, por lo que no debemos confundir la vibración del pedal con la activación del ABS. Lo más común, es que las ruedas estén desequilibradas o alguna rotula esté en mal estado.
  • Se escucha un chirrido al frenar: Puede ser por numerosas causas, desde que las pastillas están totalmente desgastada hasta que los discos están defectuosos. En cuyo caso es recomendable que lo llevéis cuanto antes al taller.

La intención de este post, es que conozcáis un poquito más sobre vuestro vehículo y que si notáis cualquier rareza en el pedal del freno, actuéis lo antes posible. El describir algunas de las averías más comunes, es sólo para que os hagáis una idea de lo que puede estar fallando, pero siempre os recomendamos, que en el momento que notéis que el vehículo no responde como de costumbre, lo llevéis a un taller especializado para que os hagan una revisión. Recordad que si llevamos nuestro coche en buen estado, podemos evitar un accidente a causa del Factor Vehículo.

Esperamos que os haya servido de ayuda nuestro post. Os recordamos que podéis dejar vuestro comentarios o sugerencias.

Gracias.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.